Dancing with myself.


Ayer fui con Carlos y Kats a "El Living" de Cine Arte Alameda a escuchar a Tio Lucho y Taller Dejao. La tokata estuvo muy buena, salvo por las peleas de Katty con unas pendejas (muajaja) y por la cantidad de gente pasada a caca que había: todo el jesé criollo y pendejos alumbrados.

En fin, lo de la tokata en si, con sus pormenores y detalles, irá para la columna en Indie.cl del próximo número. Lo que quería comentar hoy tiene relación con el título de esta cosa: el baile y la soledad. Ayer, en la fiesta que siguió a la tokata y mientras sonaban temas de Gang of Four, Primal Scream y Pánico (entre otros), me di cuenta que me gusta bailar solo. O sea, no es que no me guste bailar con alguien (sobre todo si es gente rocks como Kats), pero cuando nadie queire bialar o cuando estoy con gente que me incomoda hacerlo, bailo solo. Y me gusta.

En algún momento pensé que eso iba a provocar interés en algunas personas, pero no: por lo general me miran raro (¿será que bailo muy extrañamente?) o me echan la foca (¿será porque me muevo mucho y necesito mucho espacio para bailar?). De repente, unx que otrx chicx viene a bailar conmigo y hasta me jotea, pero no es tan terrible: aparte de que no sé como reaccionar en esas situaciones, sigo bailando autistamente, una mezlca entre shoegazer y situacionista.

Por eso seguiré dancing with myself, oh oh...

3 comentarios:

Ameba dijo...

elmundoameba.blogspot.com

© dijo...

yo habria bailado:/
si a mi me gusta el pico a ti te gusta la

kats dijo...

es cierto que cuando bailas ocupas mucho espacio, como un diametro de 3 metros mas o menos
=* (L)