3 bandas imperdibles, 3 concepciones de música distinta.



Hace un tiempo que quería hacer esto: hablar de algunas bandas que se han repetido de un tiempo a esta parte en mi vida, que me han interesado por distinta cosas y que no tengan mucho que ver entre sí. Creo que es lo más desprejuiciado que puedo hacer con tanta música dando vueltas y me permite a mi mismo ver que escucho y si suena tan incoherente como se "lee". Ah, y busquen sus MySpace si alguna les gustó.

i. Fuck Buttons: En Super 45 salió un comentario sobre su disco de este año, Street Horsing y, aunque mi vivencia con esta banda no es como la de Andrés, encontré muchos puntos en común con lo que él pensó al escucharlo, sobre todo en lo de melodías dulces que entran en choque. Como dejé dicho en los comentario, aunque los grupos demasiado ruidosos me molestan (sobre todo estos que sólo usan máquinas para hacer ruido), las melodías dulces y delicadas que este dúo sobrepone sobre el ruido, hacen parecer a esta música otra cosa, de otro mundo.
"Sweet Love For Planet Earth" - Fuck Buttons (vía The Sound of Marching Feet)

ii. MGMT: Esta es la típica banda de la que todo el mundo habla bien, con buenos argumentos y que el año siguiente se olvida. En 192.cl he escrito un par de posts sobre ellos y siempre los lleno de flores por el "color" y la "vibra" que transmiten. Puede que suene un poco pachamámico hippie, pero la verdad es que con esa cruza entre Of Montreal, Flaming Lips, psicodelia, pop cuidado y tralalá, no puedo ocupar otros adjetivos para definirlos. Odio decir estas cosas, pero creo que Oracular Spectacular - el nombre de su disco debut - es uno de los must de este año.
"Kids" - MGMT (vía Open Your Eyes To Music)

iii. The New Bloods: Mi banda favorita de esta semana (ja), descubierta gracias a un reportaje en LND sobre el rock y la combinación de él con ritmos africanos. The New Bloods es un grupo con un sonido punk/post-punk cuyas principales características son 1) estar conformado sólo por mujeres, 2) usar el violín como instrumento melódico y no la guitarra y 3) tener una percusionista de ascendencia africana cuya manera de tocar la batería es tribal y casi primitiva. Los factores anteriores dan como resultado un disco - The Secret Life - con un sonido penetrante, quizás monótono, pero no por eso deja de entusiasmar. The Ex meets Sleater-Kinney, pero con menos revoluciones y más intención de baile.
"Oh, Deadly Nightshade!" - The New Bloods (vía Toetapsandpasticclaps)

1 comentarios:

josé luis báez dijo...

escuche harto el disco de los fuck buttons hace unos meses atrás. al principio me pareció demasiado mas de lo mismo pero con las escuchas, empezé a apreciar los detalles. supongo que será la experiencia común de quién se acerca al disco.

algo en vivo de ellos